La forma correcta de desinfectar las frutas y verduras

Debido a la amenaza de enfermedades que se esconde en la piel de cada fruta y verdura, tenemos que tener especial cuidado a la hora de preparar los alimentos. Para prevenir enfermedades, te mostramos cómo desinfectar las frutas y verduras de forma eficiente y eficaz.

Cómo desinfectar las frutas y verduras en 3 pasos

1. Lávate las manos
Antes de lavar o remojar los alimentos, lávate las manos con jabón antibacteriano. No quieres que el jabón esté en contacto con los alimentos (es una mala idea), pero tus manos llevan un montón de bacterias que pueden transferirse fácilmente a la comida.

2. No utilices químicos
No utilices ningún jabón, detergente, blanqueador ni ningún otro producto químico tóxico para desinfectar las frutas y verduras, porque dejan residuos en la superficie que terminarás comiendo.

3. Desinfecta con vinagre
Desinfecta las frutas y verduras con una solución de vinagre diluido, mezclando una parte de vinagre con tres partes de agua. Si estás utilizando agua del grifo de la cocina para limpiar las frutas y verduras, antes deje correr el agua durante unos minutos y siempre utiliza agua fría.

Qué método utilizar para desinfectar diferentes frutas y verduras

Como las frutas y verduras son todas diferentes, cada tipo requiere un método diferente de limpieza.

Frutas con tallos (manzanas, peras, melocotones): Puesto que las bacterias y la suciedad están generalmente atrapados en la flor y el tallo extremo de la fruta, lo mejor es cortar ambos extremos después de enjuagar.

Frutas con corteza (naranjas, aguacates): A pesar de que no vas a comer la corteza, lava la piel y frota suavemente con un cepillo. Una vez más, las bacterias se atoran en las grietas y pueden transferirse a las manos limpias, o tal vez a la cuchilla que está utilizando para cortar, que luego se transfiere a la parte comestible de la fruta.

Bayas: Lávalas a fondo con agua fría en un colador.

Verduras de hoja verde: Estas deben estar dos minutos en remojo en agua fría, y luego debes escurrirlas en un colador. Repítelo si es necesario. Para cabezas enteras de lechuga, elimina la capa externa antes de sumergirla en el agua.

Tubérculos (patatas, zanahorias): Remójalas durante un par de minutos también. Incluso si las vas a pelar, lávalas con agua corriente antes de hacerlo, porque el cuchillo o pelador que estás utilizando pueden transferir bacterias a las partes comestibles.

Verduras con un montón de grietas (brócoli, coliflor): Remójalas durante dos minutos antes de cortarlas, y luego enjuágalas en un colador.

Verduras con piel gruesa (calabaza, calabacín): cepilla la piel bajo agua corriente y enjuaga de nuevo antes de cortar.

Setas (incluso las de lujo): Las setas deben recibir un enjuague rápido con agua fría, y luego secarse con toallas de papel.

1 comentario

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *